Gargantilla en dorado, plateado y negro

¿Por qué en épocas de crisis se pone de moda de nuevo el dorado? Llevo viéndolo en tiendas online, revistas y blogs desde hace algún tiempo. Diría que es un fenómeno similar al de la barra de labios rojo, pero no me atrevo a decirlo muy alto.

Y como mi cabecita no para de funcionar, me puse a pensar qué podía yo hacer combinando esos tres colores: dorado, plateado y negro. Ya sabéis que me gusta darle una nueva vida a todas aquellas piezas que encuentro y me transmiten algo. Ya sean antiguos collares o botones, siento que necesitan volver a salir a la luz y lucirse de nuevo. Pensar que otra mujer puede sentirse guapa llevando un complemento único, personal e irrepetible es además toda una satisfacción.

De modo que recordé que mi madre, fuente de materiales sorprendetes de su juventud, me había regalado unas cadenas gemelas de esos colores y decidí jugar con ellas: unirlas… separarlas… y finalmente, enrollarlas.

Aún me faltaba el color negro, pero ¿cómo podría introducirlo? Al estar trabajando unas cadenas de metal no es aconsejable utilizar hilo de nylon o seda para añadir una tira de abalorios como si fuera otra gargantilla más, ya que el hilo podría romperse con el roce. Por eso pensé en añadir los toques de color en colgantes sobre las propias cadenas.

La variedad de colores de cápsulas de Nespresso ha sido un acierto. He escogido en concreto tres tipos distintos para hacer con ellos otros tantos colgantes personalizados con los colores del tema: dorados y negro.

En el centro, un colgante negro decorado con una espiral en hilo de aluminio dorado. A un lado una moneda dorada claro con abalorios negros en vertical y al otro otra moneda dorada más oscura, también con los abalorios negros pero esta vez en horizontal.

El resultado es una gargantilla sencilla con un toque elegante. Ideal para una prenda negra, bajo una camisa blanca con los botones abiertos o un vestido discreto al que deseemos dar un aire especial.

Esta es una pieza única e irrepetible, hecha con mucho cariño y que está deseando salir del taller y conocer mundo.

Espero que os guste.

 

Tags: , , , ,

About Esther

Aún conservo el primer collar de abalorios que me hice cuando tenía diez o doce años. Desde entonces he hecho collares, pulseras, pendientes, anillos, broches, horquillas, coleteros y todo lo que se me pasaba por la cabeza. Uso materiales nuevos y usados. Reciclo collares de mi madre, botones de mi abuela, cápsulas de Nespresso, cintas, fieltro... de casi cualquier cosa se puede sacar una pequeña joya.

Deja un comentario

Be the first to leave a comment!